Humanum Colombia

|PNUD Colombia|Contacto
En Breve

¿De qué hablamos cuando nos referimos a la sexualidad y la reproducción de las niñas y adolescentes?

Por UNFPA

5igualdad de genero

nessikythian

Imagen: Nessikythian

La sexualidad es una condición inherente al ser humano. Todas las personas desde la niñez hasta la vejez viven la sexualidad. En cada etapa se vive de manera distinta y es única como cada persona. Para las niñas, a partir de los 10 años la sexualidad se puede ver representada en cambios de tipo físico, mental y emocional, exponiéndolas a riesgos como consecuencia de la discriminación y desigualdades de género[1]. Alrededor de los 14 años, en la pubertad estos cambios se acentúan, y en algunos países se relacionan y naturalizan como prácticas sociales, culturales y tradiciones: las uniones tempranas, los embarazos en la adolescencia, las prácticas nocivas como la mutilación genital femenina, violencias por razón de género, afectan la vida sexual y reproductiva de las niñas y adolescentes, y por tanto su desarrollo integral y su potencial para la configuración de las comunidades y la sociedad.

¿Por qué es importante la sexualidad de las niñas y adolescentes?

En el mundo[2], de las 65 millones de niñas de 10 años, más de la mitad viven en los 48 países con mayor desigualdad de género.

  • Una adolescente muere como resultado de las violencias cada 10 minutos.
  • Las niñas y adolescentes se ven sometidas a innumerables abusos vinculados a la desigualdad de género como el matrimonio infantil, la mutilación genital femenina, las relaciones sexuales forzadas, los embarazos no deseados o la deserción escolar.
  • Se estima que 47.700 niñas contraen matrimonio antes de los 18 años de edad.
  • El VIH/Sida es la principal causa de muerte de las adolescentes de todo el mundo.

En Colombia[3] 24.953.862 son mujeres, es decir el 50,62% de la población, de las cuales 2.081.054 son niñas entre 10 y 14 años (8,34%) y 2.104.957 son adolescentes entre 15 y 19 años (8,44%)[4].

  • El embarazo en niñas de 10 a 14 años tiende al aumento. Cada día hay 18 partos de niñas de 10 a 14 años. El 66% en la zona urbana y el 34% en la zona rural (Cálculos UNFPA a partir de certificado de Nacido Vivo 2014, DANE).
  • Para el 2015, en relación con años anteriores, la tasa de embarazo adolescente disminuyó, fue del 17,4% El mayor porcentaje de descenso se dio en adolescentes pertenecientes a niveles socio económicos altos. Sin embargo, las prevalencias más altas permanecen en sectores socio económicos bajos y zonas rurales, con menor nivel educativo y de desarrollo. (ENDS, 2015).
  • El 53% de las niñas de 10 a 14 años que fueron madres estaban en unión temprana. Este porcentaje es más alto en el área rural (Cálculos UNFPA a partir de certificado de Nacido Vivo 2014, DANE).

1

Las tendencias al incremento del embarazo en la adolescencia se relacionan directamente con  determinantes asociados a uniones tempranas consensuadas o no, el nivel educativo, el acceso a información en salud sexual y reproductiva, y a métodos anticonceptivos; así como a percepciones sobre la norma social, la maternidad y las oportunidades de movilidad social, además de otros aspectos relacionados con la cultura del patriarcado y el desconocimiento de las adolescentes y jóvenes sobre sus derechos sexuales y reproductivos.

  • De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, en las mujeres jóvenes se concentra el 84,43% de los casos de violencia sexual.

“Las tendencias al incremento del embarazo en la adolescencia se relacionan directamente con  determinantes asociados a uniones tempranas consensuadas o no, el nivel educativo, el acceso a información en salud sexual y reproductiva, y a métodos anticonceptivos”.

Así mismo, la violencia sexual es una de las representaciones más complejas de las formas de violencia contra las mujeres que representa graves daños para la salud aún más en niñas y jóvenes, por eso es relevante destacar que las relaciones sexuales con personas menores de 14 años se constituyen, según  la ley colombiana, como abuso sexual.

  • En el 85% de los partos de las niñas de 10 años, el padre del recién nacido es 7 años mayor que la niña. En más del 50% esta diferencia es de 11 años o más (Cálculos UNFPA a partir de certificado de Nacido Vivo 2014, DANE).
  • En cuanto a las niñas de 14 años que son madres, el 16,12% de los padres de los recién nacidos tienen 11 años o más que ellas (Cálculos UNFPA a partir de certificado de Nacido Vivo 2014, DANE)
  • El reporte de la violencia contra las niñas ha aumentado entre 2012 y 2015. 11 niñas mueren por causas de violencias cada mes (A partir de datos INML Forensis, 2015).

Teniendo en cuenta el informe Forensis 2015 de Medicina Legal, se registraron a nivel nacional 22.155 exámenes médico legales de los cuales el 85% fueron de mujeres. A diario se practicaron 60 valoraciones medico legales, de las cuales la mayor proporción por edad fueron en niñas de 10 a 14 años.

  • La tasa de violencia sexual en niñas de 10 a 14 años es 5 veces más alta que para el total de las mujeres y 8 veces más alta que la tasa de violencia para el total de la población (Con base en datos INML. Forensis, 2015).
  • En Colombia cada día son violadas por lo menos 21 niñas entre 10 y 14 años (Con base en datos INML. Forensis, 2015).

2

El mayor número de víctimas son mujeres niñas y adolescentes y los principales agresores suelen ser la pareja o ex parejas, los familiares y conocidos. Según la Organización Mundial de la Salud (2005) el porcentaje de mujeres que fueron víctimas de violencia sexual por parte de la pareja oscila entre el 6 y 59% y hasta el 12% de las mujeres encuestadas fueron víctimas de violencia sexual después de los 15 años por parte de familiares o conocidos (Forensis, 2015), sin desconocer que también es ejercida hacia personas pertenecientes a la población LGBTI.

¿Y en los pueblos indígenas? [5]

Para hablar de Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos y Salud Sexual y Reproductiva en pueblos indígenas es prioritario reconocer sus saberes ancestrales, usos y costumbres y respetar las concepciones de los procesos interculturales de salud-enfermedad que desarrollan al interior  de sus comunidades. Con respecto a la situación de salud sexual, los pueblos indígenas tienen grandes amenazas para la pervivencia de los pueblos relacionadas con los embarazos tempranos, la salud materna, las infecciones de transmisión sexual, incluido el VIH/Sida. 

3

Como consecuencia de las afectaciones relacionadas con los embarazos y/o partos, de las 34 niñas de 10 a 14 años que murieron en los últimos cinco años, el 26,5% eran indígenas[6].

En cuanto al VIH/Sida, en Colombia, por cada tres hombres con VIH hay una mujer con VIH de 12 a 28 años. En Latinoamérica murieron por Sida 1.051 adolescentes y jóvenes de 12 a 28 años.

Entre los años 2010 y 2014 fueron notificados 169 casos de adolescentes y jóvenes indígenas por VIH, un número elevado para la proporción total de indígenas a nivel nacional. Allí se reconoce la mayor vulnerabilidad que tienen las poblaciones étnicas relacionadas con el acceso a la información y el acceso a los servicios de Salud Sexual y Reproductiva, que ponen en riesgo la pervivencia de los pueblos.

Entonces ¿son importantes los derechos sexuales y los derechos reproductivos?

“Impedir a una niña de 10 años que complete su educación vuelve inalcanzable el Objetivo de Desarrollo Sostenible 4: «Educación de calidad». Y, sin una educación de calidad, esa niña no adquirirá las capacidades necesarias para obtener mejores ingresos y encontrar un trabajo decente”.

Los derechos sexuales y derechos reproductivos son un componente fundamental de los derechos humanos. Los derechos sexuales tienen que ver con la vivencia de la sexualidad de todas las personas, que está relacionada con la autonomía, tomar decisiones libres e informadas sobre el cuerpo y la forma de relacionarse con otras personas: decidir si quieres o no iniciar tu vida sexual, decidir cuándo y con quien, exigir y acceder a métodos de protección para prevenir infecciones de transmisión sexual o un embarazo. Los derechos reproductivos son aquellos que garantizan la toma de decisiones sobre  el tener o no hijos o hijas, cuándo, cuántos y con quien.

Estos derechos le apuestan a eliminar las brechas de desigualdad de género que ponen en condiciones de inferioridad a las niñas, adolescentes y jóvenes mujeres para el acceso universal a la salud sexual y reproductiva.

En este orden de ideas, “impedir a una niña de 10 años que complete su educación vuelve inalcanzable el Objetivo de Desarrollo Sostenible 4: «Educación de calidad». Y, sin una educación de calidad, esa niña no adquirirá las capacidades necesarias para obtener mejores ingresos y encontrar un trabajo decente, como se pretende con el Objetivo 8. Por último, el Objetivo 3, encaminado a garantizar una vida saludable y promover el bienestar para todas las edades, no es viable cuando una niña corre el riesgo de contraer el VIH o de enfrentarse a un embarazo precoz”[7]

Aquí, cinco acciones para que las niñas y adolescentes alcancen su pleno desarrollo

  1. Garantizar educación integral para la sexualidad en todos los entornos y ciclos de la vida con enfoque diferencial, ético y de género.
  2. Garantizar los derechos sexuales y reproductivos incluidos el respeto a la identidad de género, a la orientación sexual y a una sexualidad libre de violencias, estigma y discriminación de mujeres adolescentes y jóvenes.
  3. Fomentar espacios de reflexión sobre los roles de género, para que las mujeres adolescentes y jóvenes vivan una sexualidad libre, autónoma y protegida.
  4. Mejorar acceso a servicios de salud sexual y reproductiva libres de estigma y discriminación.
  5. Favorecer diálogos interculturales en derechos sexuales y derechos reproductivos, en salud sexual y reproductiva de adolescentes y jóvenes de pueblos indígenas.

Fuentes consultadas:

[1] Informe del Estado de la Población Mundial, 2016. Capítulo 1 “El rostro del futuro”, pág. 6. Disponible en:

http://colombia.unfpa.org/sites/lac.unfpa.org/files/pub-pdf/SP_SWOP%202016%20report.pdf

[2] Idem.

[3] Fuentes: Proyecciones DANE Censo 2005.

Certificados de Nacido Vivo, 2014 en Sispro.gov.co.

SIVIGILA- evento 875 en Sispro.gov.co.

Informes Forensis 2010 a 2015. Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

Encuesta Nacional de Demografía y Salud, 2015

[4] Cálculos de UNFPA a partir de proyecciones DANE

[5] Fuentes: Proyecciones DANE Censo 2005.

Certificados de Nacido Vivo, 2014 en Sispro.gov.co.

SIVIGILA- evento 875 en Sispro.gov.co.

Informes Forensis 2010 a 2015. Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

Encuesta Nacional de Demografía y Salud, 2015

[6] Cálculos UNFPA a partir de Certificados de Defunción en Sispro.gov.co y Censo 2005 en dane.gov.co.

[7] Informe del Estado de la Población Mundial, 2016. Disponible en:

http://colombia.unfpa.org/sites/lac.unfpa.org/files/pub-pdf/SP_SWOP%202016%20report.pdf

Deja un comentario