Humanum Colombia

|PNUD Colombia|Contacto
Columnas

EDUCACIÓN PARA LA PAZ: Un reto para la nueva Colombia

Por Arnaud Peral*

4 educación

imagen2

En la siguiente entrevista, el Director de País del PNUD Arnaud Peral explica la relación entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la construcción de paz y del mundo que queremos alcanzar para el año 2030.   La misma fue conducida por Helene Papper, Directora del Centro de Información de Naciones Unidas durante la Cumbre Mundial de Premios Nobel de Paz que Humanum te trae aquí.

 

 ¿Cuál es la importancia de la Agenda 2030?

Arnaud Peral: La Agenda 2030 es una gran oportunidad para la humanidad. Por primera vez tenemos una agenda global que combina la agenda de desarrollo con la agenda de derechos humanos y la agenda de paz:  hay una convergencia de agendas, y yo creo que el contexto de Colombia es único, pues tenemos un proceso de paz y un acuerdo de paz que, de lograr una implementación plena, va a ayudar a acelerar el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible al 2030 para Colombia en términos de reducción de brechas, reducción de pobreza en territorios que fueron afectados por el conflicto, acceso a la justicia para las víctimas y resarcimiento y restablecimiento de sus derechos, en temas de brechas e igualdad de género.

“El contexto de Colombia es único, pues tenemos un proceso de paz y un acuerdo de paz que, de lograr una implementación plena, va a ayudar a acelerar el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible al 2030 para Colombia en términos de reducción de brechas”.

Hay una oportunidad muy grande con este proceso de paz y esta convergencia con la Agenda 2030.  Tanto la agenda de paz como la Agenda 2030 conforman una agenda que necesita ser apropiada por Colombia:  tienen que apropiarse los jóvenes, el sector privado y obviamente los gobiernos, no solamente el gobierno central, también los gobiernos locales.  

Hemos hecho una tarea interesante como equipo de Naciones Unida en Colombia al haber acompañado esos dos procesos:  el acuerdo de paz, ahora con la Misión de Acompañamiento, Verificación y Monitoreo, pero también desde las agencias del sistema ONU que hemos trabajado para establecer metas, líneas base y ayudar a establecer indicadores.  Además, hemos abogado por los ODS de manera importante el año pasado cuando los gobiernos locales establecieron sus planes locales de desarrollo, con el apoyo del DNP.  Las agencias del sistema hemos acompañado a muchos de esos gobiernos para incluir las metas de la Agenda 2030 en los planes locales. Hoy, el 100% de los planes locales, tanto de gobiernos como de municipios, incluyen esta importante Agenda. El tema ahora es la implementación, del acuerdo de paz como la Agenda 2030.  Hay que acelerar el paso.

En esta cumbre salieron dos mensajes muy fuertes:  la importancia de juntarnos todos ante la xenofobia y de apoyar e invertir más en la educación por la paz, aspectos en los cuales insistió la Directora General de la UNESCO, Irina Bukova. ¿Cómo piensa que el Sistema de las Naciones Unidas y la Agenda 2030 pueden permitir que eso se implemente rápidamente?

 AP: La Agenda 2030 es un acelerador de construcción de paz porque es una agenda amplia que integra esas diferentes dimensiones: desarrollo humano, derechos humanos, paz, cierre de brechas, la reducción de pobreza y obviamente crear un entorno de sostenibilidad. 

Yo creo que hay una coarticulación entre esas dos agendas, pero en el trasfondo, el momento histórico en el cual nos estamos encontrando nos abre una oportunidad muy grande para fortalecer todo el trabajo en términos de educación para la paz, para la reconciliación, para la promoción de una cultura de paz que no es una cultura que pretende o que apuesta a que evitemos o eliminemos todos los conflictos -eso es imposible- pues todas las sociedades tiene conflictos.  Nos referimos a una cultura de paz, a la promoción de la resolución pacífica de los conflictos, no estamos solamente hablando de grandes conflictos armados, sino de todos los conflictos de la sociedad en este momento: por temas de tierras, acceso a bienes, y en general los conflictos que encontramos alrededor de Colombia. 

“El momento histórico en el cual nos estamos encontrando nos abre una oportunidad muy grande para fortalecer todo el trabajo en términos de educación para la paz, para la reconciliación, para la promoción de una cultura de paz que no es una cultura que pretende o que apuesta a que evitemos o eliminemos todos los conflictos -eso es imposible- pues todas las sociedades tiene conflictos.  Nos referimos a una cultura de paz, a la promoción de la resolución pacífica de los conflictos”.

El Sistema de la ONU tiene una puerta abierta en los gobiernos locales y en la sociedad civil para generar esos espacios. Hemos trabajado mucho con organización de víctimas, hemos trabajado a lo largo y ancho del país organizando mesas de diálogo con la iglesia, organizaciones, gobiernos, con víctimas y victimarios, en espacios de reconciliación y diálogo. 

De eso se trata cuando hablamos de cultura de paz, de educación para la paz: pasa por la educación formal, por revisar currícula desde el Ministerio de Educación, desde los colegios y universidades, pero también hay una necesidad de generar esos espacios más informales pero plurales donde se puedan ventilar los temas, donde se pueda conocer y respetar el punto de vista del otro y generar así unos escenarios de reconciliación.

 

*De nacionalidad francesa, Arnaud Peral es Director de País del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Colombia desde de junio de 2014.   Tiene más de 17 años de trabajo en América Latina y El Caribe en la cooperación para el desarrollo humano sustentable.

 

Para mayor información sobre educación para la paz visite:

Los ODS

Campaña Juntos

Campaña Libres e Iguales

Tags:

Deja un comentario