Humanum Colombia

|PNUD Colombia|Contacto
Columnas

EDUCACIÓN POR LA PAZ: Tolerancia y reconciliación en el posconflicto

Por Equipo Humanum

4 educación

Ilustración: Daniel Berek

Ilustración: Daniel Berek

Es inevitable que conflictos armados generen disminución de valores importantes para mantener una sociedad sostenible, por ejemplo la confianza, el respeto a los derechos humanos y la transparencia. La tolerancia política entre los diferentes grupos de la sociedad es uno de los valores básicos, por eso, necesita atención especial en procesos de construcción de paz. Al mismo tiempo, la intolerancia es una de las fuerzas que pueden alimentar el conflicto. Por eso, a largo plazo, la educación puede ser parte de la solución de paz.

La tolerancia política implica soportar ideas, personas y grupos distintos a uno y que no le gustan, incluyendo la convicción de personas que, por ejemplo, votan a favor de partidos opuestos a las ideas políticas de uno o son miembros de organizaciones contrarias, todos deben tener los mismos derechos políticos, sociales y humanos. Es por ello que resulta fundamental contemplar dos aspectos al momento de pensar la educación para la paz en las escuelas que formarán la nueva generación de paz:

1

Encuentro con el pluralismo

Los estudiantes que son expuestos en la escuela al pluralismo, es decir, a pensamientos diversos y gente diversa son más tolerantes y menos dispuestos a ceder sus derechos políticos. Para ser un ciudadano más tolerante, se debe estar en un contexto de pluralismo social y de ideas, en este caso, trabajando en grupos con gente diferente (trabajando con personas que son diferentes de pensamiento, grupo social etc.). La interacción y el trabajo con personas que tienen ideas nuevas deben ayudar a los estudiantes a entender “al otro” y ser más amplio de ideas. Un contexto de segregación no será favorable; al contrario, los colegios con pluralismo ampliado e integración entre grupos diferentes tendrán un medio ambiente para educar en tolerancia.

Humanidades y ciencias sociales

Los alumnos que estudian humanidades y las ciencias sociales son más tolerantes, ya que estas asignaturas les permiten desarrollar un pensamiento crítico frente a cuestiones sociales. De esta manera, las ciencias sociales se convierten en la oportunidad para discutir y aprender más sobre otras culturas a nivel político, social y tradicional. Es importante reconocer el hecho de que uno de los aspectos de convertirse en un ciudadano demócrata sea saber lo que esto significa y, además, conocer los derechos y deberes que tienen como integrantes de una sociedad.

 

Para mayor información, conozca el documento La importancia de la educación por el aumento de tolerancia política en procesos de paz y reconciliación.

Deja un comentario