Humanum Colombia

|PNUD Colombia|Contacto
Enfoque

El día en que el cuerpo de las mujeres se convirtió en campo de batalla

Por Casa de la Mujer

5igualdad de genero

violencia guerra

Existen siete tipos de violencia contra las libertades y la integridad sexual: la violación, la prostitución, el embarazo, el aborto y la esterilización forzada, así como el acoso sexual y la regulación de la vida social y afectiva.

La violación es entendida como el acto de forzar a tener relaciones o contactos sexuales a otra persona, amenazando con mecanismos de violencia o empleándolos.

La prostitución forzada se entiende como la acción o el conjunto de acciones realizadas por una persona o por grupos que tienen como finalidad la obtención por imposición de servicios sexuales, a través de amenazas u otras formas de violencia, a cambio de las cuales la víctima o generalmente quien controla recibe beneficios monetarios. En ella se incluye la categoría de esclavitud sexual forzada que supone la disponibilidad del cuerpo de las mujeres para su uso sexual y en donde las costumbres sociales y la protección legal que normalmente limitarían las acciones de un propietario de esclavos dejan de tener efecto en este contexto.

El embarazo forzado es entendido como una acción de control sobre la mujer embarazada, cuya pretensión de dominio busca asegurarse la continuación de su embarazo o el nacimiento de su hijo/a en contr de la voluntad de la madre; este embarazo puede ser el resultado de una violación, pero no siempre ésta es la causa. De igual manera, en muchas ocasiones este intento de control incluye el confinamiento ilícito de la mujer embarazada.

El aborto forzado se define como el acto o el conjunto de acciones que tienen como finalidad la interrupción inducida de un embarazo contra la voluntad de la mujer embarazada.

La esterilización forzada es considerada como la acción de planificación reproductiva producto de la obligación no consentida de la mujer afectada.

El acoso sexual abarca cualquier tipo de presión o insinuación no deseada por la mujer que lo recibe y que busca la satisfacción de deseos sexuales de quien lo ejerce. Es claro que el acoso sexual puede darse a través de propuestas, ofensas, gestos obscenos o comentarios sexuales.

La regulación de la vida social es el acto o conjunto de actos por los cuales, mediante el uso de la fuerza o amenaza de usarla, se busca establecer patrones de comportamiento y conducta social. Entre las principales formas de regulación de la vida social se encuentra el control de la sexualidad y la regulación de la vida afectiva.

Deja un comentario