Humanum Colombia

|PNUD Colombia|Contacto
Enfoque

ÍNDICE DE PROGRESO SOCIAL: Complemento ideal para los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Por Michael Green*

progreso

Humanum Colombia logró una entrevista exclusiva con Michael Green acerca del Índice de Progreso Social (IPS) y su relación con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). 

Michael Green es Director Ejecutivo del Social Progress Imperative, economista y coautor (junto a Matthew Bishop, de The Economist) de “Filantrocapitalismo: Por qué dar puede salvar el mundo” y de “El camino a la ruina: Nuevo capitalismo para una sociedad grande”. Anteriormente, Green trabajó como funcionario para el Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido, posición desde la cual manejó programas de ayuda internacional 

Encuentre la entrevista original en inglés aquí

 

1 Humanum Colombia: ¿Cuál es la conexión conceptual y técnica entre el Índice de Progreso Social (IPS) y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)?

Michael Green: Hay una gran coincidencia y una base común entre el Índice de Progreso Social (IPS) y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en términos de lo que ambos priorizan y miden. Esa es la razón por la cual el IPS es un barómetro ideal del progreso avance hacia los Objetivos Globales.

Actualmente, el IPS mide 52 indicadores que se ubican en tres amplias dimensiones del progreso social a nivel global: Necesidades Humanas Básicas, Fundamentos del bienestar y Oportunidad. El Índice fue creado bajo la premisa de que el progreso social global requiere de una medición rigurosa en sus tantos aspectos, con el fin de permitir a gobiernos, empresas privadas y las comunidades, enfocar sus limitados recursos en las áreas en que más pueden mejorar la vida de sus ciudadanos. El enfoque global del IPS – que permite a los países comparar de manera significativa su progreso social – se alinea con los ODS, los cuales representan el consenso de los gobiernos nacionales sobre dónde el mundo debería concentrarse, sin importar si son países de rentas altas, medias o bajas. Al igual que los ODS, el IPS está comprometido a mejorar la vida de todas las personas, sin importar su ubicación o trayectoria.

“Los 17 ODS son una iniciativa ambiciosa e importante, pero para que los objetivos se cumplan, es vital que haya organizaciones independientes que obliguen a los gobiernos a rendir cuentas sobre la efectividad de sus estrategias para abordar las necesidades de sus ciudadanos”.

De hecho, hay un gran cruce entre los objetivos que han sido anunciados por la ONU y los indicadores que contiene el Índice. Los objetivos clave de la ONU para acabar con la pobreza, el hambre, mejorar la salud, los servicios sanitarios y de educación, incrementar la igualdad y proteger el medio ambiente, están directamente conectados con los componentes del IPS, tales como la “Nutrición y la atención médica básica”, el “Agua y saneamiento”, el “Acceso a conocimientos básicos”, los “Derechos personales” y la “Sustentabilidad del ecosistema”. Esto hace que el Índice sea una herramienta muy útil para medir el progreso de la humanidad hacia la consecución de los ODS.

progreso

Imagen vía Freepik

Los 17 ODS son una iniciativa ambiciosa e importante, pero para que los objetivos se cumplan, es vital que haya organizaciones independientes que obliguen a los gobiernos a rendir cuentas sobre la efectividad de sus estrategias para abordar las necesidades de sus ciudadanos. Esta es la razón por la cual el Social Progress Imperative se asoció con Global Citizen y con Project Everyone para lanzar el novedoso “Reporte para la Gente” (People’s Report Card en inglés). Este informe – basado en indicadores empleados por el IPS –, proveerá a los ciudadanos calificaciones anuales para sus países con el fin de permitirles ver en qué medida están progresando respecto a las metas de los ODS.

 

2 HC: ¿Cuáles son las similitudes entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Índice de Progreso Social en términos del uso del PIB para efectuar sus cálculos?

MG: El IPS y los ODS coinciden fundamentalmente en lo que respecta a la medición del progreso. Sin embargo, mientras que los ODS si incluyen algunos parámetros económicos, el IPS se centra exclusivamente en los resultados del progreso social.

Un ejemplo de indicador económico dentro de los ODS es el Objetivo 8, que incluye la meta “sostener el crecimiento económico per cápita, de acuerdo con las circunstancias nacionales, y en particular al menos 7% anual de crecimiento del PIB en los países menos adelantados”. No obstante, las mediciones económicas representan un porcentaje muy pequeño de las metas de la ONU – la gran mayoría son objetivos no económicos y se centran en los resultados. De hecho, los objetivos globales se enfocan mucho más en métricas que tienen una correlación negativa con el PIB como la sostenibilidad de los ecosistemas (algo que parece empeorará en los próximos años) que los anteriores Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

“No existe ningún escenario realista donde sólo el crecimiento económico sea capaz de lograr que el mundo siquiera se acerque al cumplimiento de los objetivos globales”.

El mundo fue exitoso en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), en parte porque el crecimiento económico pudo sacar a los más desfavorecidos de la pobreza. Sin embargo, para poder cumplir los ODS, los países tendrán que centrarse más que nunca en garantizar dividendos sociales. Esto está respaldado por una reciente y contundente investigación llevada a cabo por Deloitte, la cual estima que no existe ningún escenario realista donde sólo con crecimiento económico el mundo siquiera se acerque al cumplimiento de los objetivos globales. Es crítico que nos concentremos en impulsar directamente ganancias sociales en vez de esperar que el crecimiento económico solucione nuestros problemas.

progreso

Imagen vía Freepik

3 HC: Colombia, a través de la Fundación Corona y la Red Cómo Vamos, ha hecho un esfuerzo especial en aplicar el Índice de Progreso Social a 10 de sus ciudades principales. ¿Cómo concibe la incorporación de indicadores locales, teniendo en cuenta la disponibilidad de información, a los ya existentes en el modelo original del Índice de Progreso Social? ¿Cómo se podría aplicar dicha localización también a los Objetivos de Desarrollo Sostenible?

MG: La aplicación del IPS a ciudades en Colombia es un desarrollo sensacional que demuestra que el marco del Índice puede ser aplicado exitosamente no sólo a nivel de país, sino también a nivel de ciudad, y que puede ser una herramienta práctica para localizar los ODS.

El IPS fue recientemente utilizado como modelo para que los actores locales en Colombia diseñaran sus propios instrumentos de medición a nivel de ciudad. Este índice para diez ciudades empleó los mismos 12 componentes que el Índice Global pero trabajó con indicadores distintos para expresar la información que estaba disponible a nivel local y que era relevante para los 17 millones de habitantes de dichas ciudades. Por ejemplo, en “sostenibilidad del ecosistema”, donde el Índice Global incluía medidas relativas al efecto invernadero y a la extracción de agua, el IPS para ciudades en Colombia midió el número de árboles por persona, la disponibilidad del espacio público y la cantidad de material reciclado.

SPIC13

Como resultado de esta especificidad local en la recolección de información, esta iniciativa innovadora ofrece a ciudades como Bogotá o Medellín parámetros para identificar fortalezas y debilidades relativas a su territorio, hacer juicios precisos sobre si sus necesidades están cubiertas y ajustar sus políticas públicas de manera coherente. Lo que es más, puesto que se utilizan series en el tiempo, las ciudades han podido medir el progreso y la efectividad de sus acciones para mejorar su calidad de vida durante un periodo de cinco años (2009-2014). Tomemos como ejemplo a Bogotá, la ciudad con el mayor nivel de ingresos en Colombia. A pesar de su relativa riqueza económica, se encuentra en el puesto 4 de 10 ciudades en progreso social, superado por Manizales, Medellín y Bucaramanga. El índice proporciona a los actores interesados en Bogotá la oportunidad de identificar dónde yacen las debilidades del progreso social y de aprender de las experiencias de otras ciudades a cómo superarlas.

“Los índices locales, calibrados a contextos locales particulares, tienen el potencial de suministrar hallazgos más detallados y relevantes que sirvan a soluciones orientadas a satisfacer sus necesidades específicas”.

Este tipo de datos a nivel ciudad es relevante para los ODS – el ODS 11 por ejemplo, se enfoca específicamente en “hacer que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resistentes y sostenibles”. Los índices locales, calibrados a contextos locales particulares, tienen el potencial de suministrar hallazgos más detallados y relevantes que sirvan a soluciones orientadas a satisfacer sus necesidades específicas. Con esto en mente, esperamos que el IPS para las ciudades en colombia inspire a otros a usar el IPS como punto de partida en el desarrollo de sus propios índices.

4 HC: ¿Cuáles fueron los desafíos a los que se enfrentó el Social Progress Imperative al medir “Oportunidades” y cómo cree que esos desafíos se pueden replicar en la medición de los Objetivos de Desarrollo Sostenible?

MG: Al medir las “Oportunidades” de los ciudadanos – que en nuestro índice incluye indicadores relativos a derechos personales y a la tolerancia y acceso a la educación – el Índice de Progreso Social combina un criterio experto con datos recolectados a través de encuestas para llegar a nuestros resultados. No obstante, a pesar de todos los esfuerzos para medir el progreso global, incluyendo los ODS, es inevitable seguir enfrentando desafíos relativos a la recolección de datos comparables globalmente y que sean adecuados y precisos.

“Los ODS pueden dar luces a países donde la información está ausente o es parcial, lo cual añadiría presión sobre sus gobiernos para que empleen y compartan métricas relevantes”.

Tomando el IPS de 2015 como ejemplo, hicimos un ranking de 133 países en total, pero también recopilamos información parcial de otros 28 países que no fueron incluidos en nuestros rankings finales. Recolectar información rigurosa y confiable para medir la “oportunidad” fue un área particularmente problemática para estos 28 países, pues no consiguieron entrar en la última selección para el ranking; diez de ellos no tenían suficiente información para siquiera registrar una puntuación en la dimensión de Oportunidad.

Reunir y evaluar datos que midan la “Oportunidad” será definitivamente un reto para la ONU. Por ejemplo, una de las metas del ODS 10 es ” garantizar la igualdad de oportunidades y reducir las desigualdades de los resultados”. Sin embargo, solo por el hecho de que los países varíen en su medición de “Oportunidades” para sus ciudadanos, no quiere decir que dichas metas no deban ser incluidas en los ODS. En muchos casos, debería ser al contrario: los ODS pueden dar luces a países sobre dónde la información está ausente o es parcial, lo cual pone presión sobre sus gobiernos para que empleen y compartan métricas de calidad. Los ODS tienen que ser ambiciosos respecto a las metas que establecen y la información que miden aún si desde el día uno no todos los datos son inmediatamente accesibles.

5 HC: Es sabido que los ODS son parte de un compromiso político con el desarrollo y representan una agenda global con el fin de alcanzar un mínimo de requisitos para los gobiernos de los países. ¿Qué ha hecho el Social Progress Imperative para adherirse a esta agenda política?

MG: Desde el Social Progress Imperative apoyamos completamente los ODS. Los ODS y el Social Progress Imperative comparten el deseo no solo de medir y cuantificar el progreso sino también de estimular, apoyar y participar activamente en la mejora de las condiciones sociales. Por esta razón, nuestra red de progreso social ha sido establecida con el fin de asegurar que los hallazgos del índice no queden en nada, sino que se transformen en resultados accionables.

progreso

Convenio PNUD-Repsol

Nuestra red opera en un número cada vez más grande de regiones, pero es en Latinoamérica donde ha sido particularmente activa. Por ejemplo, a mediados de 2013 Paraguay fue uno de los primeros países en el mundo en adoptar oficialmente el IPS como parámetro para medir su desempeño a nivel nacional. La responsabilidad de este estudio está en manos del Gabinete Social de la Presidencia, el cual está encargado de analizar las necesidades sociales de la población paraguaya para informar, monitorear y evaluar la inversión nacional en lo social.

“El Social Progress Imperative y los ODS ocupan el mismo espacio: juntos podemos mejorar la vida de los ciudadanos en todo el mundo”.

En total, la Red de Progreso Social en Latinoamérica cuenta con 107 organizaciones socias que pertenecen a distintos sectores de 10 países latinoamericanos y caribeños. Representantes de instituciones gubernamentales en Costa Rica y Panamá, el Ministerio de Desarrollo Social en Perú y en Chile, las municipalidades de Cali en Colombia, la Ciudad de Guatemala en Guatemala y Río de Janeiro en Brasil, también se han unido a nuestra red y están liderando nuevos esfuerzos para promover el bienestar humano en toda la región. A través de procesos colaborativos, las organizaciones socias en Latinoamérica están implementando el IPS en sus territorios, ciudades y comunidades para identificar las necesidades sociales y medioambientales más apremiantes, describirlas en un lenguaje común, priorizar recursos para atenderlas, alinear intervenciones, promover propuestas innovadoras y medir el impacto social de esos esfuerzos. 

Así que en términos de agentes de un cambio positivo, el Social Progress Imperative y los ODS ocupan el mismo espacio: juntos podemos mejorar la vida de los ciudadanos en todo el mundo.

 

* Michael Green es el Director Ejecutivo del Social Progress Imperative, economista y coautor (junto a Matthew Bishop, de The Economist) de “Filantrocapitalismo: Por qué dar puede salvar el mundo”, y “El camino a la ruina: Nuevo capitalismo para una sociedad grande”. Anteriormente, Green trabajó como funcionario para el Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido, posición desde la cual manejó programas de ayuda internacional dirigidos a Rusia y Ucrania. Además lideró el Departamento de Comunicaciones. Fue docente de economía en la Universidad de Varsovia (Polonia) en la década de los noventa. Sus charlas en TED han sido reproducidas más de un millón y medio de veces y su conferencia en 2014 fue escogida por TED dentro de su categoría de “Ideas más poderosas del 2014” y por The Telegraph como una de las mejores diez de todos los tiempos.

Siga a Michael Green en Twitter en su cuenta @shepleygreen

La traducción fué cortesía de Ana Ledesma [ana_st03@hotmail.com] de Online Volunteering