Humanum Colombia

|PNUD Colombia|Contacto
Enfoque

LA PAZ EN VICHADA: Un enfoque económico

Por Kevin Gamero, Estudiante del Programa "Manos a la Paz"

8

5-kevin-1

Vichada es un departamento de aproximadamente 73 mil habitantes que, en las últimas décadas, se ha visto afectado por el conflicto armado, los problemas fronterizos, la centralización del poder y la poca inversión productiva. Además de esta situación, el departamento cuenta con pocas oportunidades de empleo, lo cual ha llevado a los y las vichadenses a incurrir en la informalidad, como una alternativa a la generación de ingresos.

 5-kevin-2En un escenario de posconflicto, ¿cuál es la opción económica para los vichadenses que traerá la paz?

El posconflicto debe fomentar el emprendimiento, nuevas oportunidades productivas y disminuir la alta dependencia al sector público que tienen las regiones más afectadas por la violencia.

El postconflicto debe ser un proceso en el que, además de lo que se ha planteado en las negociaciones, transfiera capacidades a la población para generar empoderamiento.

  En este sentido, pensando en el departamento como territorio de paz, Vichada requiere del apoyo del Gobierno Nacional para invertir en infraestructura específicamente del sector eléctrico, las vías terrestres y las rutas aéreas. A la vez, se debe corregir la deficiente infraestructura telefónica y el acceso a internet, que impiden el desarrollo del territorio. Solo de esta manera, el departamento podría entrar en la dinámica nacional y ser competitivo en temas comerciales, turísticos, agrícolas, ganaderos y forestales.

Como representante del Programa Manos a la Paz en Vichada he tenido la oportunidad de conocer las riquezas de este territorio. Es un departamento con gran capacidad turística (étnica, agroturismo, ecoturismo, turismo de pesca), agrícola y ganadera. La producción de marañón, producto que genera alto valor agregado y una cantidad considerable de empleos, es un tema que debe ponerse en la agenda de los gobiernos locales para incentivar mayores actividades alrededor de la cadena de valor en el territorio. Así mismo, beneficiar la actividad turística y organizar el sector, para generar en el mismo mayor formalidad y mejores condiciones de empleo.

Es importante resaltar que el posconflicto no debe ser un proceso que se piense solo desde la mirada del fin del conflicto armado, sino como el inicio a un nuevo orden en el país. 

Queremos un país en donde se reduzcan las disparidades de riqueza entre regiones, donde a largo plazo no exista un centro y una periferia, donde haya empleo inclusivo, desarrollo humano y crecimiento económico. Esto debe llegar a territorios que, hasta ahora, hayan estado excluidos de las agendas nacionales y que cuentan con gran potencial, como lo es el departamento del Vichada.

 

* Kevin Gamero es estudiante de Economía de la Universidad de Cartagena, en Cartagena

Deja un comentario