Humanum Colombia

|PNUD Colombia|Contacto
Enfoque

HACIA EL CRECIMIENTO ECONÓMICO SOSTENIBLE: La lucha contra la deforestación

Por ONU REDD+

vida en la tierra

redd2_Edoardo Tresoldi

Ilustración: Edoardo Tresoldi

La adaptación y mitigación del cambio climático es un asunto tan importante como la preparación para el posconflicto, la planeación territorial financiera, la inversión social o la seguridad. De hecho, no contemplar acciones en este tema puede dar al traste con el desarrollo de una región en el mediano plazo. Los bosques, selvas y océanos son los responsables por la estabilidad climática del planeta, y aunque la deforestación  en el mundo es menor hoy que hace dos décadas, estas actividades emiten entre el 18 y el 20% de todos los gases de efecto invernadero.

Anualmente se pierden 6,6 millones de hectáreas por cuenta de la deforestación[1], ese es el tamaño del departamento del Amazonas en Colombia. Las emisiones aumentan a 30% a través de los usos que se dan a los suelos deforestados (agricultura, infraestructura, ganadería, minería y otros).  

redd1_ahmad yaseen

Ilustración: Ahmad Yaseen

El compromiso del país en materia de conservación es reducir la deforestación anual a 90.000 hectáreas o menos hacia 2018; reducir la deforestación neta cero en la Amazonía hacia 2020; iniciar procesos de restauración en 210.000 hectáreas adicionales entre 2015 y 2018, con la aspiración de sumar 200.000 hectáreas más para el año 2020; y luchar para poner fin a la pérdida de bosques naturales en 2030. Se trata de un compromiso ambicioso en el que las autoridades ambientales y los gobiernos locales y regionales tienen un papel protagónico.

Una estrategia de mitigación  del cambio climático, denominada Reducción de Emisiones de la Deforestación y Degradación de bosques, conservación de las reservas de carbono, manejo sostenible de bosques y aumento de las reservas forestales de carbono REDD+, busca, en esencia, un cambio en el uso del suelo que promueva, por ejemplo, el paso de sistemas productivos basados en la ganadería extensiva, a sistemas agroforestales que ofrezcan a la gente medios de vida económica, social y ambientalmente sostenibles en el corto, mediano y largo plazos.

Institucionalidad, normas y políticas en movimiento

El Gobierno Nacional ha diseñado instrumentos de política enfocados en atender esta realidad. Puntualmente el Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018 diseñó el capítulo “Crecimiento Verde” en el que se establecen mecanismos y estrategias para llevar a Colombia hacia un nuevo modelo de desarrollo inteligente y compatible con los desafíos del cambio climático.

  1. El Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático – PNACC;
  2. La Estrategia Colombiana de Desarrollo Bajo en Carbono – ECDBC,
  3. La Estrategia Nacional para la Reducción de las Emisiones por Deforestación y Degradación Forestal, la Conservación, la Gestión Sostenible de los Bosques y el Aumento de las Reservas Forestales de Carbono – ENREDD+; y
  4. La Estrategia de Protección Financiera ante Desastres.

La estrategia Colombiana de Desarrollo Bajo en Carbono ECDBC contempla ocho Planes de Acción Sectorial de Mitigación (PAS) con políticas, programas y medidas orientadas al desarrollo bajo en carbono y al crecimiento verde. Uno de sus ejes de implementación es la inclusión del cambio climático en la planificación regional y local, y la regionalización de la Estrategia. En el futuro cercano la competitividad regional va estar directamente vinculada con economías bajas en carbono.

La implementación y el desarrollo de la ECDBC y de la ENREDD+ depende de una eficiente articulación e involucramiento de actores regionales y locales, y de la vinculación de éstas estrategias con el ordenamiento y gestión territorial. Estamos hablando del llamado del gobierno nacional a trabajar en los planes y programas diseñados para la adaptación y mitigación del cambio climático en las regiones.

Retos de las entidades territoriales y las autoridades ambientales

Productividad y sostenibilidad ambiental hoy son conceptos dependientes uno del otro. Las acciones y proyecciones de las entidades territoriales requieren de enfoques nuevos que reconozcan esta interdependencia. Toda acción sobre los bosques, el uso del suelo y el desarrollo productivo debe ser enfocada a la luz de la nueva realidad que impone el cambio climático. Las herramientas existen y el gobierno nacional está empeñado en que los gobiernos regionales y locales las apropien.  

El reto que hoy tienen los entes territoriales y las autoridades ambientales regionales es involucrarse, participar y aportar a la generación de medidas y la adaptación de las políticas existentes hacia los objetivos que proponen estas estrategias:

  • Fortalecer las acciones regionales y locales para reducir la deforestación y potenciar los servicios ecosistémicos estratégicos para el desarrollo (e.g. regulación hídrica y/o aprovisionamiento de alimentos, entre otros).
  • Fortalecer las capacidades regionales y locales para hacer frente al cambio climático con estrategias que promuevan procesos de desarrollo rural bajos en carbono.
  • Promover inversiones concurrentes en favor de acciones, medidas o incentivos para la construcción o consolidación de cadenas productivas libres de deforestación.
  • Reforzar y hacer compatibles las políticas locales con las nacionales y sectoriales, en el marco de un ordenamiento territorial y ambiental ajustado con los lineamientos y metas para reducir la deforestación.
  • Fortalecer los Programa de ordenamiento, conservación y restauración de ecosistemas forestales, y a los POMCAs (Planes de Ordenamiento de Manejo de Cuecas)
  • La CAR debe acompañar a las entidades territoriales en el proceso de incorporación de los determinantes ambientales, vinculados a la mitigación y adaptación al cambio climático en los Planes de Ordenamiento Territorial.

El Ministerio de Ambiente, y el IDEAM están avanzando muy rápido en la preparación de los mecanismos de participación y preparación de los territorios; se cuenta también con importantes aportes de la cooperación internacional y en el futuro cercano se hacen grandes proyecciones que van en beneficio de las regiones.

Notas:

[1] FAO

REDD+ es una estrategia mundial liderada por la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático, y los países que voluntariamente inician procesos nacionales para implementarla, aspiran a recibir soporte en sus procesos de desarrollo, apoyos para la conservación, la gestión sostenible de los bosques y el aumento de las reservas forestales de carbono; además, la estrategia  gestiona incentivos financieros para detener o revertir la pérdida de  bosques.

Para mayor información, contactar a Mario Gonzalez Guarín del Programa ONU-REDD Colombia a mario.gonzalez.guarin@undp.org   

Tags:

Deja un comentario